Teléfono para urgencias: 112

Experiencia 7

«Volvía de pasar un finde entero de fiesta en el último tren de un domingo de Bcn a Vlc, sin haber comido apenas ese día ni descansado. Iba en un tren repleto de gente en el que no había sitio para sentarse a lo que decidí sentarme en el escalón de la puerta del vagón porque me estaba dando un amarillo en el tren  con el calor, el agobio de que estuviera lleno y no haber comido en todo el día, estando sentada en el escalón donde la puerta, me desmayé ahí mismo yendo sola. Obviamente nadie me ofreció su ayuda, sólo me dirigió la palabra una chica para decirme que me había apoyado en su pierna, que me apartase que le estaba molestando, todo esto a muy malas maneras y nadie hizo nada, sólo ver oír y callar» 

Ir al contenido