Teléfono para urgencias: 112

Experiencia 3

«Recuerdo que en un concierto en la plaza de toros hace muchos años, todavía no existían los puntos violetas, pero de verdad que hubiera agradecido uno. Aprovechando la aglomeración de gente, un tipo, que no pude reconocer porque cuando me giré allí había mucha gente, me metido la mano literalmente en las bragas, era verano, llevaba una falta corta y el muy cerdo aprovechó para meterme la mano desde detrás. Fue horrible y me atemorizó todo el concierto»


«Estábamos de fiesta por el centro de Valencia salió de una discoteca un chico que tendría unos 20 años y se puso a vomitar en toda la puerta, delante de la seguridad, el chico no tenía pinta de encontrase muy bien y a mi y mi grupo de amigas nos dio lástima y nos acercamos a ver qué pasaba. Todo esto ocurrió delante de la seguridad y de al menos tres personas que trabajaban en la discoteca porque estaban en la entrada. No hicieron nada no digo que hicieran algo de mal rollo, es que se quedaron mirando la estampa, y una de ellas incluso dijo “menudo ciego lleva” pero ni se acercaron a ver si iba a peor ni nada. Al chico le tuvimos que dar nosotras unos clínex y ver si estaba bien o necesitaba atención médica. El vómito allí se quedó nadie vino a limpiarlo. El chico por suerte evolucionó bien, pero vamos, que ya podrían haberle tirado un cable porque era un chavalín».

Ir al contenido